Mi recuerdo remoto de cuando era adolescente y escuché este texto por primera vez, fue que me dio mucho trabajo entender las palabras de Jesús. De momento pensé en cómo se hubiese sentido su familia, su madre y sus hermanos, cuando el no les reconoció y lo que dijo es que “mi madre y mis hermanos son los que hacen la voluntad de mi padre que está en los cielos.” Todavía hoy me pongo en lugar de su mamá y pienso que fueron palabras muy duras.

«Porque cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre. Mateo 12:50

Puedes escuchar la Palabra Diaria presionando el enlace de YOUTUBE:

Sin embargo, creo que Jesús estaba en una etapa de su ministerio un poco parecida a la etapa de la adolescencia. Esta etapa en la vida del ser humano en la cual el adolescente necesita comenzar a distanciarse de su familia para ir desarrollando su propia personalidad y construyendo su propia identidad. Es lo que le llaman la etapa de la diferenciación. En el caso de Jesús, él necesitaba construir su identidad alrededor del Padre grande, el Padre que está en los cielos. Mucho más allá de ser el hijo de María y el Carpintero José, Jesús era el Hijo de Dios. Y era desde esa herencia y desde ese linaje que hacia milagros y que podía entrar al corazón de la gente y perdonar sus pecados.

Pero mas aun, Jesús nos estaba llamando a una familiaridad con el Padre. Nos está convocando a ser familia de Dios, y para ser familia de Dios, hay que hacer la voluntad del Padre. Es interesante porque Jesús no dice que hay que hacer la voluntad de Dios, Jesús dice que hay que hacer la voluntad del Padre. Al hablar de Dios como Padre, lo abaja, lo hace cercano, pero, a la misma vez siempre dice que está en el cielo. Porque es importante mantener la imagen de Dios, cercana y trascendente a la vez; tan cercano y familiar como un Padre, pero a la vez sigue siendo Dios.

Jesús cambia nuestra manera de relacionarnos con Dios y le añade valor a nuestro deseo de hacer la voluntad de Dios. Esta es una invitación de Jesús a hacer la voluntad de Dios, no solo para que las cosas nos salgan bien, sino para disfrutar de la vida en familia con El y con su Padre. En familia hay intimidad, hay confianza, hay perdón incondicional, hay unidad, y siempre hay una puerta abierta para que el se va pueda regresar.

Hoy, Jesús nos invita a buscar y hacer la voluntad del Padre para garantizarnos un lugar en la familia de Dios, de un Dios accesible, cercano, pero que sigue siendo Dios, para poder hacer lo imposible, posible.

Compártelo en tus redes sociales.
SUSCRIBETE EN AUDIO PODCAST:

listen-on-spotify-logo-png-6 listenonapple

¡Gracias por su vista!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s