PALABRA DIARIA | ¿Por qué lloras?

5minutosHay preguntas que nos estremecen; y que se nos deben hacer aunque la respuesta parezca obvia. Jesús era un maestro terapista. Preguntaba para darnos la oportunidad de abrir el corazón y comenzar el proceso de sanidad al dialogar con él. Y entre esas preguntas difíciles, como resucitado preguntó en varias ocasiones: ¿por qué lloras?

« Jesús le preguntó:
—Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?
Ella, pensando que era el que cuidaba el huerto, le dijo:
—Señor, si usted se lo ha llevado, dígame dónde lo ha puesto, para que yo vaya a buscarlo. Mateo 12:50

Puedes escuchar la Palabra Diaria presionando el enlace de YOUTUBE:

Me fascina pensar y recrear a Jesús acercándose a mí en el momento en que me siento sola y desesperada. María Magdalena demostró, no solo tristeza, sino desesperación. Ni siquiera le contesta, ni siquiera reflexiona sobre el motivo de su dolor. Así nos pasa frente a las pérdidas, sean materiales o intangibles. El dolor puede ser tan profundo que nos nuble el entendimiento. Por eso Jesús trata de aterrizarnos a nuestra realidad para poder enfrentarla y comenzar el proceso de sanidad y de resolución. Pero el estado emocional de María es tal, su desesperación es tal que no contesta. Se enfoca en buscar lo que ha perdido, en este caso la persona, tan significativa para su vida,

¿Por qué lloras? ¿Qué buscas? Dos preguntas cruciales para la vida del ser humano. Jesús nos invita a reflexionar sobre nuestras pérdidas y sobre cómo permitimos que el sufrimiento prolongado, nuble las posibilidades que tenemos de frente. Quedarnos en nuestro estado de “shock” ante un impacto emocional, puede impedirnos ver cómo Dios se acerca a nuestra vida para restaurarnos, presentarnos nuevos caminos y nuevas posibilidades.

¿Qué buscas? es la clásica. EL ser humano pasa la mayor parte de su historia buscando, buscando y buscando; y en la mayoría de los casos insatisfecho con lo que encuentra. ¿Cuáles son tus búsquedas hoy? ¿Qué te mueve a buscar? y ¿Qué te hace llorar? Detrás de cada lágrima y de cada búsqueda está Jesús saliendo a tu encuentro. Jesús nos detiene y nos llama por nuestro nombre para que podamos reaccionar y ver nuevas posibilidades que llegan con su presencia.

 

Compártelo en tus redes sociales.
SUSCRIBETE EN AUDIO PODCAST:

listen-on-spotify-logo-png-6 listenonapple