PALABRA DIARIA | PRIORIDADES QUE MATAN O HACEN BIEN

Parecería que vivimos en la era de las múltiples tareas, de las preocupaciones que no acaban, de estar mental y físicamente saturados. Se habla de que esta era no tiene precedentes en cuanto a la salud mental. Pero la historia nos revela que el ser humano siempre ha luchado contra la sobrecarga emocional, las preocupaciones y la ansiedad.

Pero Marta, que estaba atareada con sus muchos quehaceres, se acercó a Jesús y le dijo:
—Señor, ¿no te preocupa nada que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude.

Pero Jesús le contestó:
—Marta, Marta, estás preocupada y te inquietas por demasiadas cosas, pero sólo una cosa es necesaria. María ha escogido la mejor parte, y nadie se la va a quitar.

Lucas 10:38-42

Sería injusto pensar que Jesús desestimaba el trabajo de Marta, su preocupación por servirle y recibirlo con hospitalidad. Mucho mas aun cuando precisamente el evangelio se trata de servir, y el mismo Jesús se enrolló las mangas y se arrodilló a lavarle los pies a sus discípulos. Así que la lección aquí debe estar en algo mucho más profundo. Pienso que se trata de prioridades.

¿Cuáles son tus prioridades? Hay prioridades que matan. A veces nos ahogamos en cosas que pueden esperar. En otras ocasiones permitimos que los demás nos carguen con tareas y equipaje que no nos corresponde. En otros momentos podemos ser nosotros los que pretendemos, como Marta, imponerle a otras personas que adopten nuestro propio estilo de vida.

En mi casa, a veces es mi esposo el que actúa más como María y yo como Marta. Mi espiritualidad puede ser muy contemplativa a veces, pero otras ocasiones soy demasiado hiperactiva. El sin embargo, siempre es pasivo y reflexivo. Precisamente hemos aprendido el uno de la otra a buscar el balance y tratar de poner nuestras prioridades en orden.

Dios siempre tiene la prioridad, y si lo que los demás pretenden de nosotros nos aleja de la experiencia íntima con Dios, es preciso sentarnos a dialogar. Es probable que en el dialogo podamos escuchar la voz de Jesús instarnos a buscar juntos la mejor parte.

¿Cuál es la mejor parte? Sentarnos primero a los pies de Jesús y después servirle. Quien no se ha sentado a los pies de Jesús vivirá ansioso, inquieto y preocupado por muchas cosas. Pero quien pone a Dios como su prioridad, sabrá distinguir entre lo necesario y lo importante. Primero es la oración y luego la acción. Es la experiencia a los pies de Jesús la que trae paz a nuestra alma cansada y la que renueva nuestras fuerzas físicas.

Este puede ser un buen días para cambiar nuestras prioridades.

👆🏼 Escucha el mensaje completo presionando el enlace de YOUTUBE 👆🏼

listen-on-spotify-logo-png-6
listenonapple




SUSCRIBETE EN AUDIO PODCAST: en Rumbo con Ivelisse
Compártelo en tus redes sociales.

Comments are closed.

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: