PALABRA DIARIA | JUGANDO PARA EL EQUIPO

Reflexión: Rvdo. Gerson Serrano

Dios incluye en su llamado y elección a quien él quiere.

👆🏼 Escucha el mensaje en Spotify presionando el botón de PLAY 👆🏼

Les quiero narrar dos parábolas, una de Jesús y otra una adaptación de esta en La que me inspiré para tratar de acercar la narrativa de Jesús a nuestros tiempos.

Jesús también les contó otras parábolas. Dijo: «El reino del cielo también puede ilustrarse mediante la historia de un rey que preparó una gran fiesta de bodas para su hijo. Cuando el banquete estuvo listo, el rey envió a sus sirvientes para llamar a los invitados. ¡Pero todos se negaron a asistir! »Entonces envió a otros sirvientes a decirles: “La fiesta está preparada. Se han matado los toros y las reses engordadas, y todo está listo. ¡Vengan al banquete!”. Pero las personas a quienes había invitado no hicieron caso y siguieron su camino: uno se fue a su granja y otro a su negocio. Otros agarraron a los mensajeros, los insultaron y los mataron. »El rey se puso furioso, y envió a su ejército para destruir a los asesinos y quemar su ciudad. Y les dijo a los sirvientes: “La fiesta de bodas está lista y las personas a las que invité no son dignas de tal honor. Ahora salgan a las esquinas de las calles e inviten a todos los que vean”. Entonces los sirvientes llevaron a todos los que pudieron encontrar, tanto buenos como malos, y la sala del banquete se llenó de invitados. »Cuando el rey entró para recibir a los invitados, notó que había un hombre que no estaba vestido apropiadamente para una boda. “Amigo —le preguntó—, ¿cómo es que estás aquí sin ropa de bodas?”. Pero el hombre no tuvo respuesta. Entonces el rey dijo a sus asistentes: “Átenlo de pies y manos y arrójenlo a la oscuridad de afuera, donde habrá llanto y rechinar de dientes”. »Pues muchos son los llamados, pero pocos los elegidos».

Mateo 22:1-14

El reino de los cielos es semejante a un Coach de baloncesto que puso a jugar a su cuadro regular; pero estos jugadores se sentían muy confiados en sus habilidades de juego y no escuchaban las instrucciones del coach durante el juego. Entonces el coach pidió un tiempo e insistió a sus jugadores principales que siguieran sus instrucciones y desarrollaran las estrategias de juego acordadas. Pero una vez de regreso a la cancha cada jugador tomaba decisiones individuales, sin escuchar al coach, ni seguir el plan de juego. Se sentían muy confiados de sus propias habilidades, y cada cual jugaba para su propio récord personal. Entonces el coach muy molesto volvió a pedir un tiempo fuera, sentó al cuadro regular y les dijo a todos los jugadores de reserva, o el banco, que entraran al juego. Comenzado el juego nuevamente, observó que uno de aquellos jugadores no llevaba su uniforme, entonces lo llamó aparte y le preguntó ¿por qué has llegado al juego sin tu uniforme? Pero el joven no le dio ninguna respuesta. Entonces el coach lo sacó del juego y no le dejo jugar más en el equipo.

La pregunta obligada es: ¿Tiene el coach la autoridad para tomar esas decisiones? La respuesta es simple, si la tiene. Es el coach, y no los jugadores, quien decide quienes entran a jugar a la cancha. Sin importar las habilidades individuales, el coach tomará decisiones que reflejen su plan de juego para el equipo. La misma pregunta aplica a la parábola de Jesús: ¿Puede el Rey invitar a quien él quiera a su banquete de bodas? Y la respuesta es igual, claro que puede. Ambas historias nos hablan de un asunto más profundo que un banquete o un juego de baloncesto, nos hablan de la invitación de Dios a su reino, a su salvación.

 A Jesús la parece que aquellos primeros que fueron llamados a salvación, el pueblo de Israel, están encerrados en su propio juego, que han tomado el juego para sí, y no están escuchando las instrucciones de Dios. Y vuelvo a preguntar ¿puede Dios incluir nuevos jugadores en el cuadro? La parábola de Jesús nos habla de la forma en que Dios incluye en su llamado y elección a quienes él quiere, llamando así a los gentiles y a los creyentes de todos los tiempos. No es una decisión por favoritismos, sino que responde al plan de juego original, al plan de salvación que Dios ha trazado desde la eternidad.

Pero ¿cuál actitud deben tener los nuevos invitados o jugadores en escena? Aquellas y aquellos de la segunda invitación, o los jugadores del banco que entran a la cancha, deben sentir profunda gratitud y de seguro un grande deseo de seguir las instrucciones del coach. De eso se trata, de vivir en obediencia, en gratitud y adoración.

Las nuevas comunidades de creyentes que reciben este evangelio de Mateo no deben pensar que al ser incluidos son mejores que los primeros jugadores (el pueblo de Israel). Todo lo contrario, están en igualdad de condiciones para el juego, deben escuchar las instrucciones y seguir el plan de juego a su cabalidad. Viéndolo desde la parábola del Rey, deben llegar vestidos correctamente al banquete. Esa vestimenta no es de rectitud propia, es la vestimenta de la nueva vida en Cristo. Revestidos de Cristo, como dice el Apóstol Pablo

Dado que Dios los eligió para que sean su pueblo santo y amado por él, ustedes tienen que vestirse de tierna compasión, bondad, humildad, gentileza y paciencia. 13 Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda.

Col. 3:12-13

Así es como Dios mira con agrado a sus llamados y escogidos, son vistos mediante la obra de Cristo en sus vidas. Dios nos ha invitado a sentarnos en la mesa del banquete de la salvación. La parábola de Jesús nos pregunta, si estamos demasiado ocupados en nosotros mismos para responder correctamente al llamado de Dios. La segunda parábola nos pregunta, si conocemos el plan de juego y jugamos escuchando al coach, o estamos jugando por cuenta propia.

Juguemos con entusiasmo, gratitud y una escucha fiel de las instrucciones que nos da nuestro Dios. Lleguemos siempre a la cancha con el uniforme correcto, vestidos de la humildad y la entrega de nuestro Señor Jesucristo. Vivamos para la gloria de Dios. Amén.

👆🏼 Escucha el mensaje completo presionando el enlace de YOUTUBE 👆🏼
listen-on-spotify-logo-png-6
listenonapple




SUSCRIBETE EN AUDIO PODCAST: en Rumbo con Ivelisse
Compártelo en tus redes sociales.

Comments are closed.

Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: