PALABRA DIARIA | Presagio de tiempos mejores

¿Pueden tiempos malos presagiar tiempos mejores?

En el lenguaje de los seres humanos tal vez no, pero en el del Reino de Dios definitivamente sí.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos una parábola:
«Fijaos en la higuera y en todos los demás árboles: cuando veis que ya echan brotes, conocéis por vosotros mismos que ya está llegando el verano.
Igualmente vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. En verdad os digo que no pasará esta generación sin que todo suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán».

Lucas 21:29-33

En los textos que preceden al que nos corresponde hoy, Jesús hablaba de la destrucción de Jerusalén en manos del gobierno romano y también apuntaba escatológicamente a las señales de los tiempos que habrán de preceder su retorno. Ese relato anterior presagiaba tragedias y violencia.

Sin embargo, Jesús nos enseña otra manera de leer los tiempos malos. En el Reino de Dios la maldad no triunfa.

En el Reino de Dios las señales de tiempos malos son también presagio de Su intervención para salvarnos.

Por eso Jesús nos pone a mirar hacía el Reino como una promesa de cambio y de permanencia definitiva de todo lo que es bueno, de todo lo que se vive cuando él está presente: salvación, justicia, sanidad, libertad, bienestar, amor, misericordia, compasión y paz.

Jesús no nos deja con la angustia del qué pasará o cómo saldremos de esto. Jesús transforma nuestros temores en la esperanza de una vida mejor que se gesta en el poder de Su palabra.

En este mundo donde hay señales de mal y señales de bien, el Reino de Dios nos urge a distinguir las señales de bien; esas son las señales de que Dios está en medio nuestro caminando con nosotros hacía ese Reino que está donde Jesús está.

Hoy, pregúntate qué signos de esperanza vez a tu alrededor y da gracias por ellos.

Yo veo una juventud comprometida con su país, veo una iglesia despertando a una nueva manera de ser pertinente para el mundo, veo una transformación que se gesta desde la incertidumbre de una Pandemia que nos obliga a explorar nuevas maneras de vivir la fe. Veo a Cristo en el dolor de mi prójimo manifestando su presencia más que nunca.

Y tu, ¿qué vez?

Oremos:
Señor, transforma mi manera de ver la vida, enséñame a ver las señales de tu Reino y a trabajar para que se hagan realidad entre nosotros. Ayúdanos a ser voz que denuncie la maldad pero que anuncie la esperanza de tu Reino que se hace realidad todos los días cuando tu te haces presente a través de tu Iglesia y de tus hijos. ¡Así nos ayude Dios!

listen-on-spotify-logo-png-6
listenonapple




SUSCRIBETE EN AUDIO PODCAST: en Rumbo con Ivelisse
Compártelo en tus redes sociales.

¡Gracias por su vista!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Website Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: