PALABRA DIARIA | ERES GRANDE PARA DIOS

Nuestra realidad social es una de mucha violencia.

En un país en el cual las estadísticas de asesinatos, violencia de género, violencia intrafamiliar y manifestaciones de odio y discrimen continúan en crecimiento, podríamos pensar que hay pocas luces de esperanza para un cambio.

Sin embargo, el evangelio nos presenta un texto un tanto controversial y paradójico, pero a la vez esperanzador.

👆🏼 Escucha el mensaje completo presionando el enlace de SPOTIFY 👆🏼

Jesús dijo a la multitud:
“Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.
Desde la época de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos es combatido violentamente, y los violentos intentan arrebatarlo.
Porque todos los Profetas, lo mismo que la Ley, han profetizado hasta Juan.
Y si ustedes quieren creerme, él es aquel Elías que debe volver.
¡El que tenga oídos, que oiga!”

Mateo 11:11-15

Al hablar de Juan el Bautista, el evangelista nos presenta un hombre “grande” en la historia del Reino de Dios. Con el asesinato de Juan, la violencia amenazaba el establecimiento del Reino en esta tierra.

Hoy, todos aquellos y aquellas quienes, como Juan el Bautista, denuncian el pecado, la injusticia y la maldad, representan ese Reino de Dios que sigue abriéndose paso en el mundo a pesar de la violencia que se ensaña contra el. Todavía hoy pretenden arrebatarnos el Reino de Dios de forma violenta cuando tratan de callar nuestras voces y cuando roban de la vida y la esperanza a los pequeños del Padre.

Sin embargo, Jesús nos sorprende y a la vez corrige nuestro entendimiento de lo que es más importante para Dios. “Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.”

La grandeza en el Reino de Dios no se mide por nuestra erudición, nuestros recursos o nuestra fama, tampoco por la grandeza de la encomienda que Dios nos haya dado. La grandeza en el Reino la determina nuestra pequeñez, nuestra vulnerabilidad y nuestros sufrimientos.

Mucho más grandes que Juan son todas y todos los pequeños de Dios contra quienes se ensañan las fuerzas de maldad. En eso consiste nuestra esperanza. Cuando los reinos de este mundo celebran haber callado una de las voces del Reino de los Cielos, Dios exalta a los pequeños, Dios exalta a los que sufren, Dios te exalta a ti.

Oremos:
Señor, hoy no quiero ser grande, quiero ser más como tú. Quiero vaciarme de mi misma y de mi mismo para poder hacer tu voluntad. Quiero tener la valentía de vivir para el Reino y de morir por él. Hoy quiero pedirte que por cada voz profética que traten de silenciar, se levante un ejercito de pequeños que crean en ti y que con armas de paz y de bondad anuncien tu llegada. ¡Que así nos ayude Dios!

👆🏼 Escucha el mensaje completo presionando el enlace de YOUTUBE 👆🏼
listen-on-spotify-logo-png-6
listenonapple




SUSCRIBETE EN AUDIO PODCAST: en Rumbo con Ivelisse
Compártelo en tus redes sociales.

¡Gracias por su vista!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Website Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: