PALABRA DIARIA | Jesús, el lugar adonde ir

Por: Jorge Iván Ortíz

Hoy vemos a unos discípulos que se reúnen con su maestro luego de estos haber sido enviados a un propósito y a una misión en particular. Si buscamos el contexto de este texto vemos en el capitulo 6 verso 7-13 los discípulos fueron enviados a una misión con un propósito en particular, servir al necesitado; pero de igual forma, Jesús quería enseñarles a tener completa dependencia de él. Por eso les dice: “no lleven nada para el camino…”. Esto nos lleva a pensar que durante toda la travesía, Dios, el que los envío, se iba a encargar de todas las necesidades que pudiesen tener mientras ellos estuviesen realizando su obra.

“Después de esto, los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Jesús les dijo: —Vengan, vamos nosotros solos a descansar un poco en un lugar tranquilo. Porque iba y venía tanta gente, que ellos ni siquiera tenían tiempo para comer. Así que Jesús y sus apóstoles se fueron en una barca a un lugar apartado. Pero muchos los vieron ir, y los reconocieron; entonces de todos los pueblos corrieron allá, y llegaron antes que ellos. Al bajar Jesús de la barca, vio la multitud, y sintió compasión de ellos, porque estaban como ovejas que no tienen pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas.”

Mateo 6:30-34

Al regresar donde se encontraba Jesús, los discípulos le relatan lo realizado durante su viaje, también le contaron lo que le había pasado a su amigo Juan por parte de Herodes. Jesús, decide llevárselos a un lugar apartado a descansar, tanto por las cosas buenas que pasaron como por las menos buenas. Sus cuerpos deberían estar agotados y su espíritu también. De igual forma Él, en el momento de recibir la noticia debió sentir gran pesar y debió necesitar un momento para estar a solas con sus discípulos, para meditar y hablar.

Todos en algún momento hemos pasado por la necesidad de estar a solas o estar con nuestro mejor amigo y hablar de lo que nos aflige o de que adolecemos. Recordemos la enseñanza en Mateo 11:28-30 “venid a mi los cansados, que Yo los haré descansar…

Es interesante ver como Jesús aun en medio de su tristeza por la muerte de su amigo Juan y aun tratando de llevar al descanso a sus discípulos cercanos, que debían estar cansados física y espiritualmente, no desmayo. La gente lo siguió hasta el otro lado del lago de Betsaida porque anhelaban más de Él. Jesús al ver que no tenían guía que estaban extraviados decidió servirles, derramar de su esencia sobre ellos.  

Una vez más vemos aquí el principio de lo que se basa todo lo que es la cristiandad, el servicio, el amor la entrega por los demás. Jesús en ese momento quería tener un momento a solas con sus discípulos pero al ver la necesidad de la gente decidió volverse a ellos, de igual forma cuando entregó su vida en la cruz, por cada uno de nosotros hasta el ultimo momento estuvo sirviendo en sacrificio por la necesidad que cada uno de nosotros tenemos.

Cada vez que tengamos una situación o problema recordemos que tenemos un lugar a donde ir, nuestro mejor amigo, el que entregó su vida por nosotros y siempre ha estado dispuesto a servirnos como lo hizo en el pueblo de Betsaida. Ahora debemos nosotros buscarle con anhelo realmente. El puede quitar todas las cargas de tu vida. Mateo 11:28-30 “venid a mí los cansados, que Yo los hare descansar…”.

*Agradecemos a los que contribuyen con reflexiones para hacer posible esta Palabra Diaria

¡Gracias por su vista!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Website Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: