Featured

¡Bienvenidos y bienvenidas a mi página personal!
Aquí encontrarás, artículos e información sobre teología práctica, relacionada a la Iglesia Emergente, las Artes y Comunicación en la Iglesia, el Cuidado Pastoral, la Educación y Espiritualidad Cristiana. Espero que este espacio pueda enriquecer tu vida, desde el respeto mutuo, y “la justicia, el amor a la misericordia y la humillación ante Dios” (Mq 6:6-8)
ivelisse

#2 LA IGLESIA EN CUARENTENA: VIRTUAL, EN-LINEA O DIGITAL

WORDRESS_IVV
En esta serie de mensajes titulados Iglesia en Cuarentena comenzamos hablando del lenguaje y cómo este proyecta lo que somos.
Ahora me interesa hablar de cómo el lenguaje también comunica lo que pensamos hacer  de la iglesia fuera del templo, específicamente en tiempos de Cuarentena. Para ello deseo escudriñar un poco caris términos que escucho usar indistintamente como si todo significaran lo mismo. Para un Baby Boomer algunos términos intrínsecos de la era digital pudieran significar lo mismo, pero no para un millennial y mucho menos para un Z. Así que me parece importante que ampliemos nuestro conocimiento en lo que se refiere a terminología para la iglesia a través de los medios digitales.
Comencemos con algunos mitos:
1. Vamos a la iglesia cuando vamos a un templo con localización geográfica: Corrección, la iglesia no es un templo. En el cristianismo la iglesia (eklessia) es la asamblea de creyentes alrededor de la Palabra de Dios y el Cuerpo de Cristo en la tierra. Por lo tanto, ambas cosas pueden darse fuera de un templo con localización geográfica definida.
2. Lo que se aloja en los medios digitales no es real, es menos formal, menos serio, o carece de elementos de credibilidad: Corrección, en cualquier lugar o instancia en la que los seres humanos se expresen o se reúnan, puede darse tanta seriedad o academicidad como la persona así lo desee. El ser humano sigue siendo el administrador del medio aunque el medio tenga la capacidad en sí mismo de determinar el contenido. El medio y su contenido van a ser tan formal o fidedignos como usted quiera y es usted quien imprime veracidad al medio. Si yo considero que lo que se transmite por las redes sociales digitales no es el 100% de la experiencia religiosa que hacemos en las facilidades físicas del templo, así lo proyectaré; y por lo tanto, los que me estén viendo o escuchando se sentirán llamados a conformarse con “casi” un culto, casi una misa o casi un servicio. En otras palabras, “lo mejor que se puede dentro de las posibilidades digitales”. Sin embargo, aquellos que asumen el medio con la misma responsabilidad que asumen su participación en el espació físico, podrán transmitir ese mismo sentido de iglesia y de realización a su audiencia o congregación “en-linea”.
Repasar los conceptos básicos que usamos para describir la iglesia en los medios digitales puede ayudarnos a comunicarnos efectivamente.
STREAMING: Si hablamos de “streaming” o transmisión por internet, nos referimos a la entrega del contenido a la plataforma elegida; como antes (y todavía) se transmitía por radio o televisión. Esta descripción puede hacernos pensar en la extensión de lo que sucede en una localidad geográfica determinada y se comparte a través de otros medios. Hablar de “streaming” es más bien hablar de cómo la programación llega a los medios digitales.
IGLESIA LOCAL: En tiempos donde la vida congregaciones se ha llevado a cabo casi enteramente en el espacio digital, es importante distinguir la iglesia local de la iglesia “en-linea”. Iglesia Local lo usamos para referirnos a la reunión de creyentes en una localidad geográfica especifica, o templo.
VIRTUAL: Si decidimos utilizar el término “virtual” para describir la iglesia debemos considerar que este hace referencia a realidades alternas o paralelas al mundo presencial físico. Escenarios a los cuales nos adentramos de manera digital y que de alguna manera simulan la realidad física dando la oportunidad al que participa de asumir una personalidad propia para dicho contexto o “avatar”. Los videojuegos, son el ejemplo perfecto para entender a lo que nos referimos al describir un evento en el mundo digital como “virtual”. Para la iglesia puede tener una connotación negativa restándole sentido de realidad en sí misma a la reunión o evento litúrgico.
ON-LINE | DIGITAL: Estos teerminos nos permiten describir un evento que se desarrolla en un espacio definido pero no geográfico. Ahí se pueden crear espacios de interactividad, participatividad y conexión tanto sincrónica como asincrónica en plataformas como (pero no limitada a) Zoom, Youtube, Instagram y Facebook, en formato regular, Live o Estreno. Puede recoger el sentir del espacio donde se lleva a cabo el encuentro de la congregación permitiéndole llegar a nosotros en lugar de nosotros tener que llegar a el.
Es una nueva manera de pensar, hacer y ser iglesia.
Tal vez es hora de hablar de una iglesia a la no asistimos, sino una iglesia que nos asiste. Una iglesia que tiene bancas en mi casa y la tuya, en el auto y en el hospital. Una iglesia que no depende de, ni necesita un lugar geográfico, sin embargo está en todos.
¡No será esto parte del sueño de Dios!

#1 LA IGLESIA EN CUARENTENA: Culto o Experiencia

#1 LA IGLESIA EN CUARENTENA: Culto o Experiencia
La iglesia en la Cuarentena ha tenido que pensar y re-pensar su esencia y su práctica. En ese proceso una de las primeras cosas que debemos considerar es el lenguaje. De la misma forma que el medio es el mensaje, también el lenguaje en sí mismo es un medio de significado, limitado a su contexto, o ¿será que más bien limita nuestras idea, o pone límites a lo que queremos expresar, sobre todo a los sentimientos? Eso lo dejamos para los filósofos del lenguaje y la comunicación.

Continue reading “#1 LA IGLESIA EN CUARENTENA: Culto o Experiencia”

EL SILENCIO DE DIOS: la política, la moral y la iglesia

EL SILENCIO DE DIOS: la política, la moral y la iglesia

La iglesia es la  presencia activa del cuerpo de Cristo en esta tierra para replicar la obra de Jesús. Para esta tarea, la iglesia está obligada a tener sus brazos abiertos al arrepentimiento y al perdón incondicionalmente, como Jesús los hizo. Sin embargo, tiene que pronunciarse contra el pecado institucional (que se traduce en control y violencia contra el prójimo) como Jesús también lo hizo.

La confrontación de las estructuras de poder fueron uno de los puntales fundamentales del ministerio de Jesús. Las estructuras gubernamentales tanto como religiosas, fueron y siguen siendo, las que determinan los patrones de opresión en la sociedad. Hoy la iglesia no puede puede cerrar los brazos al amor, el perdón y la reconciliación; pero tampoco puede asumir un rol pasivo en los acontecimientos políticos y sociales del país, si decimos  ser el cuerpo de Cristo. Continue reading “EL SILENCIO DE DIOS: la política, la moral y la iglesia”

La Cruz son solo dos maderos…

Reflexión de Viernes Santo

2fac79c2-a50c-4915-8ed3-140a93cdb94c-2048-000001bf46a18e2b
He Qi

Qué significa para nosotros la cruz… la cruz son solo dos pedazos de madera sostenidos entre sí, si cuando la miramos no podemos ver a Dios sosteniendo nuestro sufrimiento, nuestra enfermedad, las injusticias de las que somos víctimas, el rechazo, abandono, falta de amor, de solidaridad; nuestras penas y nuestra propia soledad. Si ahí no podemos ver la muerte de Dios mismo, haciéndose vulnerable ante nuestra propia maldad, la cruz no tiene sentido.

Esos dos pedazos de madera cobran sentido cuando de ahí cuelgan las historias de personas como Juana (Lc 8:1-3) y como Simón Cireneo, pero sobre todo cuando ahí se encuentran tus historias y las mías, cuando en la cruz nos encontramos con los que sufren en Siria y los padres y familiares de los niños ahogados en San Sebastian. Para que esa cruz cobre sentido tienes que saber que Dios no es indiferente ni parcial al dolor humano. Dios se manifiesta contra todo lo que nos hace sufrir y quiere combatirlo usando nuestras manos, nuestra voz y nuestros pies. La cruz cobra sentido cuando sabemos que él murió por nosotros pero sobre todo por aquel que sufre aunque no sea como yo y no crea como yo.

Las ovejas de mi amigo

img_4128-jpg

Hoy fui a conocer el rebaño de ovejas de un amigo. De camino a donde pastaban las ovejas nos detuvimos en el establo de los cabritos. Al llegar, los pequeñines me rodearon como esperando les diera una caricia y algo de comer, y una cabrita más grande de nombre María se dedicó a seguirme a donde quiera que iba. De pronto elevé la mirada hacia el monte y vi el rebaño de ovejas caminar como uno solo hacia donde yo estaba. Me acerqué con la intención de recibirlos pero de pronto se detuvieron en seco. Me bajé a su nivel para inspirarles confianza, extendí mis brazos y hasta les hablé, pero se volvieron desconfiados y se fueron hasta su corral en donde esperaron a su pastor, mi amigo.

Confieso que me descorazonó su reacción. Por la idea romántica que tengo de las ovejas pensé que al estar con mi amigo, su pastor, ellas se acercarían más confiadamente. Sin embargo no fue así. Aprendí de la diferencia entre las ovejas y los cabritos que estas son fieles pero muy desconfiadas. De los cabritos aprendí que acogen a todo el mundo y le rodean mientras reciben de este atenciones y alimento pero de la misma manera se voltean hacia cualquier otra persona sin mayor fidelidad. Aunque mi amigo no puede estar todos los días con su rebaño y solo les visita uno o dos veces al mes, ellas le esperan con entusiasmo porque le conocen y confían en él.

Por un rato observé desde la distancia el comportamiento del rebaño y finalmente regresé a los cabritos, consciente de la diferencia entre ambos rebaños pero con mucho sobre lo cual reflexionar. A veces nos toca pastorear entre ovejas y otras veces entre cabritos, en otras ocasiones se entremezclan; pero un buen pastor sabrá distinguirlos y sobre todo guardar su corazón para que el comportamiento de unas y otros no haga desfallecer su amor, su responsabilidad y compromiso para guiarles a pastos verdes y manantiales seguros.

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” (Jn 10:27-28)

ADVIENTO Y NAVIDAD, TIEMPO DE ENCUENTROS

medium-nativityEstas semanas de Adviento nos hacen mirar atrás a la historia para proyectarnos hacia el futuro con ilusión, entusiasmo y esperanza. Recordamos el primer encuentro visual con Dios a través de Emanuel, al que tenemos acceso a través de la historia y el que celebramos en Navidad. Este es el encuentro de Dios con el ser humano para REDENCIÓN, que se da a través del sufrimiento, a través de las complejidades de la vida ejemplificadas en la historia de Jesús, María y José. En esa historia se entrelaza la pobreza, la escasez, el llanto, la traición, el engaño, los exilios, el ir de un lugar a otro en la vida buscando mejores oportunidades, la muerte misma. Es esa encarnación que abraza y se aferra a la totalidad de la realidad humana en sufrimiento para que podamos encontrarnos con un Dios identificado con nosotros en todo, tanto en nuestras celebraciones y alegrías como en nuestro sufrimiento.

Sin embargo este acontecimiento no es solo un hecho que aceptemos por fe, sino que la vida de Jesús que podemos corroborar a través de la historia nos sirve de señal para lo que esperamos. Hoy, desde nuestra realidad histórica sabemos que la historia que comenzó en Belén, tan parecida a la de muchos de nosotros y de nuestras familias, venció la muerte y la desesperanza de la cruz en la resurrección. Es por eso que hoy podemos aferrarnos a ese encuentro con Dios en la pequeñez y humildad de un niño nacido en la escasez y expuesto a la vulnerabilidad y fragilidad humana para ser fortalecidos e impregnados con el gozo que nos permite vivir con el espíritu en vela para distinguir a Dios en cada epifanía de la vida diaria, en cada encuentro cotidiano que nos impulsa y nos restaura.

Que esta navidad renueve tu esperanza y te permita encontrar en la historia de Belén un nuevo sentido para tu vida y una nueva luz que inspire e ilumine tu caminar.